arquitectura y hogar

Una piel más flexible

Pablo Muñoz Payá ArquitectosReforma de vivienda de Pablo Muñoz Payá Arquitectos en Petrer (Alicante, España). “El proyecto se basa en una reforma de una vivienda de 86 m2 construidos. Se busca maximizar el espacio de la vivienda conectando estancias. Para ello, se decide convertir la cocina y el salón en un único espacio cocina-comedor-salón, en el que destacará un elemento mueble que revestirá toda la fachada por el interior para aportar un nuevo ambiente y para hacer frente por sí sola a una serie de condicionantes.

Los objetivos principales de esta nueva piel interior son: formar una capa interior que aporte el aislamiento térmico requerido que no tiene la fachada existente; envolver los pilares que se adentran 70 cm hacia el interior del salón en una nueva imagen en la que se disuelva su presencia; aportar al salón una mayor superficie de descanso que requería el propietario, a modo de asiento corrido; y dotar a la vivienda de un gran volumen de almacenamiento. En el desarrollo de este elemento mueble, se decide, además, aportar a la vivienda una habitación extra de uso puntual, a la que se accede por una escalera de pie, aprovechando la gran altura libre del extremo del salón. Esta escalera también se puede anclar en otros puntos definidos permitiendo el acceso a los armarios superiores. Este revestimiento interior de fachada se compone de una primera capa de aislamiento, seguida de tablero de melámina de color blanco, y finalmente en el frente, exista o no un armario intermedio, unos listones de madera de haya natural de 4×4 cm. Surgen dos alineaciones en este elemento, una terminada con los listones de haya en su color natural y otra en la parte posterior del asiento corrido con los listones de haya lacados en blanco. Con el uso de estos mismos listones se generan por delante de las ventanas un filtro de la luz y de la visión exterior, a modo de contraventana interior, creando un ambiente más homogéneo y calmado. Los listones situados delante de las ventanas permiten además una apertura total para acceder a las mismas. Por otro lado, la madera de haya aporta la calidez deseada para contrastar con el color blanco predominante y el pavimento oscuro de mármol. En la habitación principal se interviene instalando una puerta corredera de 2 m de ancho. Así, se conecta la habitación a través del pasillo con el baño, el cual se separa del pasillo con un tabique de vidrio de 2 m de ancho, que integra una hoja practicable corredera, permitiendo una circulación directa y amplia entre la habitación y el baño. Además, esta solución favorece una entrada de luz natural desde la ventana de la habitación hasta este baño interior. En el baño, se rodea todo su perímetro opaco con espejos a partir de una altura de 1,20 m que favorecen la amplitud visual de esta reducida estancia. Se diseña a medida el lavabo-encimera como una única pieza que surge de un bloque de mármol de Carrara, adaptándose en planta a la forma irregular del baño.”

Fotos: Natalia Blanco

Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos Pablo Muñoz Payá Arquitectos planta existente y reformada

Rehabilitación

Archivos