arquitectura y hogar

Nido familiar

A una hora de las cataratas de Iguazú, en Argentina, La Torre es el primero en construirse de una serie de edificios autosuficientes diseñados por el estudio Borrachia como parte de un proyecto de eco-turismo llamado Karadya Bio-reserva. Promovido por una pareja de biólogos en el corazón del corredor biológico que une a los parques naturales de Urugua-í y Foerster, intentará relacionarse con la selva de diferentes formas.

La Torre se eleva hasta la copa de los árboles para observar la fauna y la flora en cada estrato. El terreno, con una leve inclinación hacia el camino de acceso –hacia donde se vuelca la vista del dormitorio en el último piso–, favorece la esbeltez del edificio y lo eleva alrededor de 15 metros sobre la cota de llegada. Una vez atravesado este camino, el terreno cae abruptamente logrando que las vistas abiertas de la cabaña sean privilegiadas, sobre todo desde la azotea-mirador. Las tres caras restantes –la que contiene la escalera y los accesos, la que abre las vistas de la sala estar-comedor a través de un balcón y el baño en la planta superior– se internan en la espesura. El edificio se define como un “nido familiar” al tener los muros perforados para observar sin ser descubiertos. Concebido íntegramente en madera, desde su estructura de soporte hasta el sistema de revestimientos, explota sin invadir el fantástico entorno.

 

XS

Archivos